Cómo funciona la nanotecnología en superfices lisas

Si observásemos superficies aparentemente lisas a través de un microscopio, apreciaríamos que estas tienen microporos. Dentro de estos se acumulan partículas de sólidos orgánicos que terminan cubriendo el material y formando una capa. Esta capa retiene partículas inorgánicas como sales minerales, polvo, etc.

Cuando aplicamos los productos nanotecnológicos para superficies lisas, las nanopartículas penetran en los poros, creando una barrera invisible al ojo humano. Esto provoca que cuando los contaminantes orgánicos e inorgánicos se asientan sobre la superficie tratada, no tienen la oportunidad de penetrar en ella. Agentes externos como la suciedad no podrán adherirse a la superficie y se desprenderán con facilidad. Además, el tratamiento no transforma el aspecto, la transpiración o el tacto de los materiales impermeabilizados.